fbpx
29 julio, 2020 No hay comentarios

6 formas de andar la Ruta del Arte, Queso y Vino de Querétaro

Bienvenido a la región vitícola de Querétaro, donde las vides han pasado a formar parte de la vegetación y los sabores típicos de esta zona semidesértica del estado. Prepara tu sombrero, tus gafas de sol y ponte en mood de relajación. Pronto las sonrisas y la alegría te adornarán el rostro.

Habrá quienes piensen que este viaje no es para todos, quizá porque sencillamente hay a quienes no les gusta el vino, o porque hay mucho desconocimiento alrededor de la industria y los atractivos que ofrece, pero también es posible que, una vez adentrado a este mundo, al regresar a casa esa idea haya quedado atrás.

Desde hace algunos años, esta región de Querétaro ha visto florecer numerosos viñedos, a los tres de sus más bonitos pueblos volverse mágicos, a los visitantes ir y venir con mayor frecuencia y en mayor cantidad, pero hoy se ha convertido en un verdadero atractivo turístico por los sitios, los sabores y actividades que se pueden combinar como se marida una buena copa de vino.

La conocida Ruta del Arte, Queso y Vino integra un territorio tan amplio, que la mayoría de la gente se pregunta cómo recorrerla. Tan solo su centro abarca al menos seis municipios del estado de Querétaro, pero su desarrollo es tal que se ha extendido a otros municipios más allá del semidesierto, por lo que unas breves recomendaciones para comenzar, no le caen mal a nadie.

¿Por qué Ruta del Arte, Queso y Vino de Querétaro?

La respuesta es sencilla. Además de la prodigiosa producción de vino, la elaboración de quesos en la región es abundante, las artesanías tradicionales desbordan los alrededores, y, por supuesto, suele combinarse todo esto en un mismo lugar, dado que la creatividad de todos los que hacen posible esto logran reunir el sabor, la tradición y la apreciación artística en diversos eventos que ponen de buenas a cualquiera.

Los viñedos y algunos de los ranchos queseros queretanos han convertido sus espacios en elegantes sitios para el disfrute total de sus productos. El diseño de sus restaurantes y espacios para catas han sabido aprovechar el entorno místico del semidesierto, los impresionantes cielos brillantes, los paisajes abiertos, la magia visual de la Peña de Bernal, el contraste de los colores de la tierra parduzca y los verdes viñedos en temporada y, después de una copa de vino, todo cobra intensidad.

Tres consejos para tu ruta:

Si aún no los has pensado, estos tres tips te ayudarán a disfrutar al máximo tu experiencia en la región de vinos:

  1. El sol del semidesierto puede volverse un factor si no estás preparado. Por lo que un sombrero, más allá de constituir un outfit para la ocasión, es una prenda necesaria; de la misma manera, el bloqueador solar no puede faltar en la guantera o en la bolsa de tu pareja.
  2. La moderación es importante. Si no has llegado con un guía que los traslade, tendrás que manejar, y a los paladares poco experimentados, el delicioso sabor de los vinos podría convertirse en una alegría fuera de control después de cierta cantidad.
  3. Para evitar contratiempos, te recomendamos reservar con anticipación tus visitas. Muchos de los viñedos solo pueden ser recorridos bajo reservación previa, por lo que asegurar tu entrada antes de salir de casa es algo que debes considerar.

Además de estos útiles consejos, nos parece necesario que sepas cuáles son las actividades típicas de la región de vinos, antes de recomendarte algunos caminos e itinerarios para conocer la Ruta Arte, Queso y Vino de Querétaro.

  • Recorrido por viñedos: La mayoría de los viñedos que existen en la región ofrece paquetes que incluyen todas las actividades, pero la principal es recorrer parte de los viñedos para conocer el alma de toda la industria: las vides y los distintos tipos de uva que se siembra. Si bien muchos de ellos son a pie, las grandes vitivinícolas pueden darte la opción de recorrer sus hectáreas en bicicleta o hasta en tranvía.

No tardarás en darte cuenta de lo interesante que es conocer el origen de las uvas, sus combinaciones, los sabores que pueden obtener con las propiedades de la tierra, la belleza de una planta tan particular como la vid, y con un poco más de imaginación encontrarle un sentido al hecho de que estos frutos siempre formaran parte de los banquetes de los antiguos griegos y emperadores romanos.

  • Planta de producción: Claro que conocer las vides son apenas el comienzo. Las dimensiones de los contenedores, las prensadoras, y todo el proceso que parte de la recolección hasta el embarricado y embotellado son dignas de observarse.

Más allá de darle un giro inesperado a una bebida tras conocer el trabajo que hay detrás, te siembra la curiosidad necesaria para que tus ganas de regresar y conocer otros viñedos sean inagotables. Además, el paseo por las cavas es un rasgo distintivo de cada viñedo.

  • Catas: No sería posible adentrarse tanto a la elaboración de un viñedo y no experimentarlo con un vino llenando el paladar, dejando a su paso por la garganta los aromas y sabores indescifrables que, con un poco de ayuda del sommelier en turno, a los pocos instantes los percibes y te sorprenden, lo que apenas es telón para la sonrisa y la alegría del alma que aparecen, minutos después, de forma inesperada. 
  • Maridajes: Como los quesos en esta región nunca faltarán, tu vino y tu cata puede estar acompañada de una exquisita tabla de quesos y frutos, incluso con postres, para que la explosión de sabores sea la adecuada.
  • Amenidades: Algunas de las casas vitivinícolas cuentan con restaurantes donde la experiencia enológica también se convierte en una experiencia culinaria. Desde pizzas artesanales hasta cortes de carne y platillos internacionales, probar la alta cocina de estos lugares es algo sin igual, pero de cualquier manera las delicias gastronómicas no te faltarán fuera los viñedos.
  • Queserías: Los productores de queso en la región no solamente son los artífices de los maridajes perfectos de los vinos queretanos, sino que también algunas queseras cuentan con recorridos por sus ranchos y criaderos de ovejas, cabras o vacas; para entretenimiento de los más pequeños, y un breve paseo por sus procesos de producción y las cavas de maduración (que por supuesto podrás acompañar de una cata para acompañar la experiencia), sin olvidar que las queseras que tienen restaurantes, son la oportunidad perfecta para probar su sabor en el platillo de tu preferencia.

Con esta información, ahora damos paso a una serie de recomendaciones para adentrarte en esta vasta región de sabor. Por lo que nos dimos la tarea de basarnos en distancias, regiones, servicios y atractivos que jueguen la baraja a tu favor, según tus posibilidades.

Tip: En este punto debes saber que cualquiera que sea tu forma de recorrer esta región, vivirla al máximo requiere de un presupuesto relativamente cómodo; dado que la calidad de los vinos, quesos y artesanías, definitivamente te harán pedir una copa o queso más, o una botella o una pieza de queso para llevar. Al terminar este artículo podrás calcular el presupuesto adecuado, pero no te preocupes: tratamos de pensar en todo.

La ruta de la iniciación

Esta ruta está hecha para quienes buscan explorar, conocer apenas la región, salir temprano (no tan temprano) y regresar a tu casa al atardecer (o al hotel que elegiste en la ciudad si estás de visita en el estado desde muy lejos).

  1. Entra a la región de vinos por la carretera 100 desde la autopista México-Querétaro. Es imprescindible comerte unas gorditas de maíz quebrado para almorzar un platillo típico de la zona. A un costado de la carretera notarás enseguida, por el número de autos estacionados, el lugar indicado. Los Padilla son el tesoro del camino. No necesitas explicación, lo sabrás cuando las pruebes.
  2. Con la energía retomada de un buen desayuno, dirígete a tu primer destino: Vinícola San Patricio. Tomas la salida a Tequisquiapan y una vez ahí, continúa por la carretera hacia Huichapan. A tu lado izquierdo se encuentra esta vinícola artesanal.

Si bien el recorrido, no te llevará a través de grandes hectáreas, la explicación de su elaboración es tan fascinante como su historia. Su planta de producción es pequeña, pero el sabor de sus vinos es exquisito. Además, su área de juegos y paquete de cata para niños, lo hacen un espacio familiar, como las raíces de su marca. Con la copa de degustación, tu paladar ya habrá quedado enganchado para saber por qué los vinos queretanos son ya un referente en el país.

  1. Como el espíritu ya sonríe, estarás listo para tu siguiente parada: Viñedos Los Rosales. Tendrás que regresar en dirección a Tequisquiapan, tomar la carretera 120 y pasar apenas la desviación a Las Rosas (carretera 126) para encontrar la entrada. En este lugar ya podrás encontrarte con las grandes extensiones de vides plantadas, los extensos jardines para eventos, las bodegas y las modernas instalaciones que distinguen a los viñedos queretanos.

Toma el recorrido, recolecta algunas nueces que caen de los nogales y comete esa ración de energía mientras caminas el recorrido a pie por sus viñedos y su planta de producción. Luego prepárate para elegir el vino que quieras probar y siéntate a disfrutar del paisaje que tienes alrededor bajo la sombra de los árboles.

  1. De regreso al centro de Tequisquiapan, te encontrarás con Quesos La Biquette, una quesería dedicada exclusivamente a los productos lácteos de cabra. Ahí podrás observar parte de su proceso de producción y probar su excelente sabor, por la calidad de vida y cuidados que dan a sus rebaños.
  2. Si los cálculos no fallan, serán alrededor de las 3 o 4 de la tarde. El tiempo perfecto para visitar Tequisquiapan. Este Pueblo Mágico contagia tranquilidad, el incomparable aire provinciano que le dan sus calles adoquinadas rodeadas de bugambilias y flores, las innumerables artesanías y cestería que se encuentran a cada paso, le dará el toque final de tradición que toda visita a la región de vinos necesita.

De este modo, cuando el sol ya cambia su tono, estarás listo para regresar a casa después de un día genial.

La ruta de enamorados

Esta ruta es una opción para los que buscan llevar a su pareja a pasar una tarde (o un fin de semana) inolvidable, y por todo lo que puedes encontrar, la región de vinos es sin duda la adecuada.

  1. Levántate muy temprano, porque lo memorable comienza al amanecer. Llévala a dar un paseo en globo aerostático en Tequisquiapan, corazón de la Ruta Arte, Queso y Vino. Será la forma perfecta de iniciar el día, estrechar los lazos íntimos y disfrutar de una vista espectacular de la región de vinos y lo que te espera el resto del día.
  2. Es hora del desayuno. El Pueblo Mágico de Tequisquiapan es bien conocido por los servicios de hotelería y restaurantes que actualmente tiene. En el jardín principal, alrededor de la Parroquia de Santa María de la Asunción, existen diferentes restaurantes donde podrás gozar de la tranquilidad de ese rincón pintoresco de Tequisquiapan, pero te sugerimos llevarla al restaurante K’puchinos, para probar y presumir platillos típicos de comida queretana, con un estilo contemporáneo.
  3. Entonces estarán listos para tomar la carretera nuevamente. Antes date una vuelta por el centro de Tequis y tomarse algunas fotografías. El siguiente destino será Vinícola San Juanito. El camino, si es tu primera vez, no será tan sencillo de encontrar, pero valdrá la pena, es parte de la experiencia y el GPS te será de gran ayuda. Es importante que sepas que la reservación es importante para visitar este viñedo (y el paseo en globo), no lo olvides. Después de tomar un recorrido, vino en mano, lo que es especial es poder tomarte una copa en el interior de su cava, iluminada de una forma tan peculiar que la atmósfera de intimidad solo necesitará de ustedes dos para completar el cuadro. Qué mejor lugar para compartir y recordar los mejores momentos que han pasado juntos.
  4. Sin un suvenir que puedas regalarle como símbolo de este grandioso día. Te recomendamos visitar la comunidad de La Trinidad, muy cerca de la cabecera municipal de Tequisquiapan, que se caracteriza por el trabajo del ópalo, una piedra semipreciosa que extraen de sus minas y que será el regalo que estabas buscando.
  5. Finalmente, un día así de especial puede cerrar con una visita a la Cava de Quesos Bocanegra. Además de recorrer su cava de maduración subterránea, es una excelente oportunidad para comer riquísimo con la vista que tiene su restaurante en la terraza. El lugar perfecto para decirle adiós a la tarde y pensar en el regreso o en pasar una noche en los diferentes hoteles que tiene Bernal, donde además de tu velada mágica, la inmensa Peña del Bernal les dará los buenos días.

La ruta de tradición

Ideal para quienes buscan conocer las vinícolas más conocidas de la Ruta Arte, Queso y Vino, y por supuesto, los tradicionales Pueblos Mágicos, que son los principales complementos para los viñedos. Una de las grandes bondades de la ruta, es que, en su centro, todo se encuentra a cortas distancias, y no te llevará más de media hora ir de un lado a otro.

Por lo que solo te mencionaremos las opciones que podrás disfrutar bajo tu propio itinerario.

  1. Viñedos La Redonda y Finca Sala Vivé de Freixenet, son los viñedos de mayor trayectoria en Querétaro y el prestigio nacional que han ganado en gran medida se debe a los eventos musicales que organizan a lo largo del año, los recorridos a través de sus extensos viñedos, cavas y el sabor de sus vinos, lo que los hace una parada obligada para quienes buscan lo más representativo de la región.
  2. Si estos viñedos son emblemáticos de la región, los Pueblos Mágicos de Bernal, Tequisquiapan y Cadereyta, también lo son. En esta ruta no se debe dejar pasar recorrer Bernal y su peña, pero conocer Cadereyta, la esencia misma del semidesierto, a través de sus invernaderos, es algo que pocos se dan la oportunidad.La ruta de las haciendas

Las haciendas coloniales, que se encuentran en diversas partes de la región de vinos, son actualmente sitios exclusivos de gran belleza, que se han combinado la increíble arquitectura y espacios restaurados, con el disfrute del vino que se producen algunas de ellas o en sus alrededores. Cuentan con exclusivos restaurantes de comida mexicana como de cocina de autor y gastronomía internacional que vuelven un verdadero lujo tu paseo.

El municipio de El Marqués cuenta con una ruta específica para visitar estos lugares, por lo que lugares como Hacienda Atongo, Puerta del Lobo y Hacienda Amazcala son sitios imperdibles; sin embargo, en otros municipios de esta región también existen otras haciendas de espectacular belleza como Hacienda Viborillas, en Colón, Hacienda Tovares en Cadereyta, y Hacienda Galindo en San Juan del Río, son los lugares perfectos para disfrutar de su ambiente colonial y combinarlos con la visita a los viñedos cercanos.

Puedes visitar Hacienda Viborillas y vinícola Donato, que además cuenta con un restaurante de cortes finos que te hará salivar con solo verlos en tu plato; si te decides por Hacienda Tovares, con una visita a Viñedos Azteca o Bodegas de Cote y sus exclusivos vinos. Por su parte, la visita a la espectacular Hacienda Galindo es ideal para disfrutar de sus espacios y comer exquisito en sus bufés dominicales, antes de poder disfrutar de una copa en la terraza de Cava 57, un gran viñedo que se encuentra a un costado de la carretera México-Querétaro, para conocer y descubrir la calidad de los vinos de San Juan del Río.

La ruta alterna

Esta ruta está diseñada para conocer los lugares que se encuentran en la periferia del semidesierto, lo cual transforma este en un recorrido poco convencional y una alternativa a todas las demás opciones. No olvides reservar con anticipación los lugares que visitarás.

  1. En el municipio de Huimilpan se encuentran dos importantes queserías por los premios que han obtenido sus quesos y la calidad de la crianza de sus rebaños: Rancho San Josemaría y Quesos Pradales. Un excelente punto de partida, donde podrás disfrutar del entorno y conocer los procesos de producción de estos deliciosos quesos.
  2. Cerca de ahí, Hacienda El Vegil es un exclusivo lugar dedicado a la producción de vino blanco espumoso. Sus amplios jardines y espacio para catas te animarán a continuar tu paseo después de una relajante copa de sus vinos premium.
  3. Puedes optar por visitar Viñedos La Terquedad y probar un vino distinto, cosechado en una zona que no suele tener las características propias para la vid, pero que la insistencia, como su nombre, lo ha logrado.
  4. Finalmente, si organizas bien tus tiempos podrás viajar hacia el Pueblo Mágico de Amealco, conocer la pintoresca Parroquia de Santa María, visitar el Museo de la Muñeca y conocer uno de los patrimonios culturales del estado, la inconfundible muñeca Lele.

Las vendimias

La temporada de cosechas en Querétaro es un importante evento para todos los viñedos del estado. Entre el mes de junio y septiembre, la mayoría de los viñedos celebran a lo grande las vendimias con grandes espectáculos musicales, pisado tradicional de uvas, rituales de bendición de las cosechas, muestras gastronómicas, recorridos, catas y maridajes, donde cada uno de los viñedos impregnan de un estilo propio sus celebraciones, lo que hace que esta temporada sea la mejor parte del año para visitar la Región de Vinos de Querétaro.

Esta es solamente una pequeña guía que te orientará para descubrir la prodigiosa región de vinos de Querétaro, pero la combinación que puedes realizar por tu cuenta, tiempo y presupuesto son tan vastas como el territorio de la Ruta Arte, Queso y Vino.