fbpx
28 mayo, 2021 No hay comentarios

Parras del Altiplano, un oasis en el desierto

Comenzó con el nuevo milenio. Una nueva tradición, un proyecto, un sueño; detrás, una historia de lucha, trabajo y amor por la tierra, por Venado.

El dueño de esta vinícola siempre trabajó otras tierras, pero un día decidió y convenció a otros, para regresar y trabajar las tierras que los vieron nacer. La meta: que el mundo conozca su vino y su municipio.


El viñedo comenzó en Real Hacienda Copalillos, donde experimentaron con variedades de uva para encontrar sabores únicos, sin embargo, una noche fría en Venado, cuando todos se fueron a descansar, las alarmas comenzaron a sonar.

Una helada que calaba hasta en los huesos estaba congelando las raíces, los frutos y su trabajo. Acabó con las plantas, con casi todo el sueño y casi todas las ganas. Esa misma madrugada, los trabajadores entre lágrimas y cansancio pusieron manos a la obra y comenzaron a salvar el proyecto en el que habían invertido todas sus ilusiones. Lograron salvar algunas cosechas y salir adelante y como resultado, se produjo un excelente vino para compartir en familia o con los amigos.


Siente la historia de este lugar a través de sus variedades de vinos. Te darán una cálida bienvenida y conocerás su pequeña cava, disfruta una cata de estos vinos 100% puros, naturales y artesanales, podrás sentir su textura, su aroma, su sabor y enamorarte de algunos de ellos.


Hospédate en su rancho, en su huerto recoge frutos para desayunar, diviértete en su enorme alberca y prepara una carne asada al aire libre y ¡puedes llevar a tu perro! Entre los meses de marzo y mayo, reserva tu recorrido para recolectar miel de mezquite, miel del desierto.

No podemos decirte más ¡tienes que ir y vivirlo! Porque en Parras del Altiplano podrás conocer el vino que luchó por permanecer y vivir victorioso en el Altiplano Potosino.

Sitio Web
Facebook